COCINA DE FAMILIA

EL CELLER DE CAN ROCA SE CARACTERIZA POR SU GASTRONOMÍA VANGUARDISTA CON PROFUNDAS RAÍCES CATALANAS QUE LO HAN COLOCADO COMO UNO DE LOS MEJORES RESTAURANTES DEL ORBE.

Por: Herman Hernández

HAY QUE REMONTARSE A 1986, año en que los hermanos Joan y Josep Roca fundaron el Celler de Can Roca en un pequeño predio, justo al lado del negocio de sus padres, que era un famoso bar en aquella época. Cuatro años después del inicio se tuvo que cambiar de sede, pues el limitado espacio en el local ya no era suficiente para darle abasto a la gen- te que los visitaba; el nuevo lugar fue bautizado como la Torre de Can Roca. Años más tarde, Jordi, el hermano menor, se unió también como socio del ahora emblemático establecimiento.

Platillo
EL CELLER DE CAN ROCA ES DE LOS ESCASOS LUGA- RES EN EL MUNDO QUE CUENTA CON TRES ESTRE- LLAS MICHELIN, HA GANADO EL PREMIO AL MEJOR RESTAURANTE DEL MUNDO EN 2013, Y SE HA MAN- TENIDO EN EL TOP FIVE DESDE EL 2009
Para el 2007, la sede volvió a cambiar de dirección (lugar que sigue usando en la actualidad), con instalaciones aún más grandes para brindar una mayor comodidad tanto para los comensales como para el personal, y con el objeti- vo de mejorar el servicio en todos los aspectos.
UN ADN BIEN ESTABLECIDO
El Celler de Can Roca ha dedicado su trabajo para mantener las recetas tra- dicionales de la familia. Dejar vigentes esos sazones y sabores que han pasado de generación en generación es el ideal al que se aferran los hermanos.
El restaurante ofrece dos menús: el primero tiene un costo de 135 euros y se trata de una degustación; por otro lado, encontramos el festival y su costo es de 165 euros, precios que van a la cuenta sin incluir el consumo de bebidas.
Para visitar este icónico restaurante gerundense, en Cataluña, España, es necesario hacer una reservación el primer día de cada mes, justo a la media noche. El tiempo mínimo de espera alcanza los once meses y, para asegurar que la reservación se hará efectiva, hay que proporcionar una tarjeta de cré- dito o débito. Es aquí cuando nos damos cuenta de la alta demanda del deno- minado “mejor restaurante del mundo”, y el furor que causa entre la sociedad por conocerle y así poder ser uno de los afortunados que han disfrutado de su exquisitez gastronómica, a la par del lujo y la elegancia ofrecida.

Be first to comment