Obra de arte sobre ruedas

Por: Herman Hernández

 

 

Los experimentados artesanos de Jaguar Land Rover Classic han fabricado

el exclusivo vehículo siguiendo fielmente las especificaciones de 1957

 

A menudo considerado como el primer `supercar´ del mundo, Jaguar creó en su día el XKSS como una versión para carretera del D-Type ganador de Le Mans, que se construyó entre 1954 y 1956. Un año después, en 1957, nueve vehículos destinados a exportarse a Norteamérica quedaron calcinados en un incendio en la fábrica Browns Lane de Jaguar en los Midlands británicos, por lo que finalmente sólo se construyeron 16 unidades de las 25 previstas del XKSS.

Hace unos meses, Jaguar anunció que su división Classic fabricaría los nueve deportivos XKSS `perdidos´ para un selecto grupo de clientes y coleccionistas de prestigio.

Estos nueve vehículos serán totalmente nuevos y tendrán los números de chasis de la época, recuperados de los chasis de los XKSS originales. Cada uno de los coches se ha vendido a un precio superior al millón de libras. El XKSS es la segunda réplica que crea Jaguar tras los seis Lightweight E-Type que se fabricaron en 2014. Este proyecto permitió que el equipo pudiera aprender a diseñar vehículos fieles a las especificaciones de la época. Ahora, esos conocimientos se han afianzado con la creación del nuevo y auténtico XKSS.

 

Un bólido de estirpe

 

La carrocería del XKSS está fabricada con una aleación de magnesio, exactamente igual que

en 1957. Como los moldes de diseño originales ya no existen, Jaguar Classic ha creado un

nuevo molde de diseño personalizado a partir de las carrocerías originales de los años 50. Las carrocerías de los nueve vehículos se fabricarán sobre este molde mediante un tradicional proceso manual de montaje en cadena.

Los experimentados ingenieros de Jaguar Classic trabajaron con las estructuras originales, a

partir de las que crearon maquetas CAD (computer-aided design o diseño asistido por

ordenador), para facilitar la construcción del chasis. Las réplicas tienen las especificaciones originales, como frenos de disco Dunlop a las cuatro ruedas con una bomba Plessey y neumáticos Dunlop con llantas remachadas de aleación de magnesio de dos piezas.

Bajo el capó del XKSS encontramos el motor de 3.4 litros de 262 CV del Jaguar D-Type, con seis cilindros en línea. El propulsor incluye bloques de hierro fundido totalmente nuevos, nuevas culatas fundidas y tres carburadores Weber DC03. Ya en el interior, el nuevo XKSS original exhibe una recreación perfecta de los indicadores Smiths de la época. Los detalles se han cuidado mucho para que la réplica sea idéntica a los modelos fabricados en 1957: la madera del volante, los pespuntes de los asientos de cuero, los botones de metal del salpicadero.

 

Sólo se han realizado pequeños cambios en las especificaciones para mejorar la seguridad de conductores y pasajeros. Por ejemplo, el depósito de combustible está fabricado con robustos materiales modernos para aguantar la circulación y las especificaciones de los combustibles actuales. Los vehículos puestos a la venta se empezaron a construir a mano a principios del

año y se calcula que harán falta 10 mil horas de trabajo para fabricar cada uno de los autos de esta novedosa colección limitada de Jaguar.

Be first to comment