DE UN SIMPLE ATUENDO, A LLAMAR LA ATENCIÓN

TEMPORADA: UN SUÉTER DE CALIDAD.

 

Un buen suéter es la prenda ideal para todo tipo de ocasión, pero debemos aprender a combinarlo de la mejor forma y saber elegir el mejor material. Aquí es donde aparece el cashmere. Se trata de la tela más exclusiva en época de frío, que no sólo destaca por por su fina calidad, sino que también es la más suave, cálida y durable. El precio inicial puede ser elevado al principio, pero en este caso sí aplica aquella frase de que más que una compra se trata de una inversión, ya que un mismo suéter puede durar más de 200 usos si se cuida adecuadamente, o sea que esta prenda tiene una vida aproximada de 10 años.

La razón detrás de esta calidad inigualable se encuentra en las colinas de China y Mongolia. Aquí vive una raza de cabra muy particular (Kasmir), que tiene la capacidad de adaptarse con facilidad a las fluctuaciones extremas de clima que se viven en cada cambio de estación. Estos animales generan una doble capa de lana, de manera que la exterior reciba el agua, y la interior sea un aislante. Estas fibras son recolectadas y trabajadas para convertirse en estambre. Sin embargo, el precio se deriva tanto de que el proceso debe hacerse artesanalmente, como de que las fibras son muy escasas. Cada cabra genera 150 gramos, mientras que cada suéter requiere 300. Se estima que se generen 6000 toneladas de cashmere al año, y su escasez es lo que lo hace tan exclusivo

The Elder Statesman

John Smedley

Theory

Thom Sweeney

 

La lana es el principal punto de comparación, ya que es uno de los mejores materiales para mantener el calor. No obstante, el cashmere es de 3 a 8 veces (dependiendo de la calidad) mejor aislante, lo que regula la temperatura del cuerpo y, por lo tanto, lo calienta sin exagerar. Además cada fibra de este material es muy delgada y ello influye en la suavidad, por lo que no provoca comezón, ni es pesado.

PROTECCIÓN A LARGO PLAZO

  • Cepíllalo con un peine de cashmere para evitar pelitos sueltos y bolitas.
  • * Sigue las instrucciones de lavado al pie de la letra. Sin embargo, es mejor el lavado a mano con agua fría.
  • * Lávalo al revés con un detergente delicado o especializado en lana y cashmere.
  • * Revisa la etiqueta para el tipo de fibra, las mejores serán largas (aprox. 40mm) y delgadas (15 micrómetros)
  • * En lugar de exprimirlo, quita el exceso de agua con una toalla y que seque extendido sobre una superficie plana, sin exponerlo directo al sol.
  • *Nunca lo cuelgues, siempre dóblalo para que conserve la forma.
  • * Cómpralo un poco más holgado, ya que suele encoger un poco.

Be first to comment